Carolina Santos analiza la posibilidad de las empresas portuguesas utilizaren firmas electrónicas cualificadas en dispositivos móviles